Leer Más / Encuentro Ciudadano llama a rechazar consulta popular en Miranda
¡Libertad y Democracia!
EC en las comunidades
EC en las regiones

DISCRIMINACIÓN DEL SIGLO XXI

por Delsa Solórzano

 

Está de moda hablar de discriminación y racismo. Es un tema sin duda alguna complejo. Pretenden algunos señalando que hay una especie de "ideología de la discriminación" y que solo la izquierda es capaz de defender al excluido. ¡Vaya falacia! Hoy voy a hablar desde mi visión, desde quién soy. Comencemos con algunas cosas sencillas.

Si pregunto ¿de qué color es mi piel ?, seguro que tiene respuestas diversas, yo tengo una personal, que no es este el momento para decir, pero cada lector, si me conoce, seguro tienen una respuesta diferente. Quienes no me conocen, probablemente buscarán una foto mía y comenzarán a adivinar. No soy blanca, no soy negra, no soy marrón. ¿Tal vez naranja? ¿Tal vez ámbar?¿Tal vez dorado? Puede usted dar la respuesta que guste. Pero, créame que a lo largo de los años eso no ha influido en lo más mínimo en mi manera de pensar o actuar.


Soy latina Cabello negro y largo. Mi contextura física hace evidente de dónde vengo. Sin embargo en muchos países del mundo me han confundido con árabe. Tal vez por el color negro de mis ojos o las cejas gruesas, creo que se debe a mis abuelos españoles. "Ojos moros", me dijo alguien alguna vez. Viene aquí a tono narrar un episodio: poco después de los atentados terroristas en París de 2015, caminando por Ginebra, ciudad que debo frecuentar por mi trabajo en la UIP, noté que algunas personas me miraban con extrañeza o incluso, algunas se alejaban. En ese momento, un amigo amigo suizo que iba conmigo y que siempre veo durante mis estadías en su ciudad, me dijo muy avergonzado por primera vez que había sentido la mirada de la discriminación.En efecto, muchos pensaban que yo era árabe por mi aspecto. Y esas miradas que mi amigo controladas contra mi, eran de ciudadanos cuya ideología no se define por sus rostros. Mi amigo es alto, blanco y de ojos claros. Jamás ha sido discriminado por su aspecto, como es lógico, pero tal vez si ha sido cuando dice que es hijo de un iraní. Muchas veces las veces que he tenido que explicar que su padre no es terrorista y que
escapó de Irán alguna vez y llegó a otras latitudes donde conocí a su madre.

 

Pues bien, yo, una persona de color de piel definida por el lector como mejor le parezca, latina, de "ojos moros", soy además mujer. Si, lo señalo como un punto aparte porque en efecto las mujeres han sido discriminadas a lo largo de la historia. A las mujeres les cuesta más votar, estudiar, ser reconocidos como sujetos de pleno derecho, tener la patria potestad de sus hijos, poder administrar sus bienes o usar pantalones. Ah! Y ni hablar de dedicarse a profesiones o carreras “de hombre”. Pues bien, yo soy abogado y dirigente político y decidí fundar un partido, el cual presido. Todo hecho en un mundo de hombres y para hombres.Nunca olvide el día que en mi país se hizo pública mi separación de la política de tolda en la que antes militaba y se filtró a los medios que formaría mi propia organización. Me llamó por teléfono un periodista "progresista". Él quería la primicia de la noticia y me dijo "Diputada, es verdad que forma un nuevo partido?" Y luego se respondió a sí mismo diciendo "Será un partido de mujeres, por supuesto". Le dije que si él pensaba que las mujeres no tenían que dirigir partidos políticos, conformados por "personas", entonces era claro que no tenía una manera adecuada de hacerme entender por él. (Imaginen a Margaret Tatcher o Ángela Merkel ante una pregunta similar estúpida).conformados por "personas", entonces era claro que no tenía una manera adecuada de hacerme entender por él. (Imaginen a Margaret Tatcher o Ángela Merkel ante una pregunta similar estúpida). conformados por "personas", entonces era claro que no tenía una manera adecuada de hacerme entender por él. (Imaginen a Margaret Tatcher o Ángela Merkel ante una pregunta similar estúpida).


Bien, soy una mujer joven, latina, con un aspecto poco parecido a lo que se acostumbra en la política tradicional. Decidí ser yo mismo y no ocultarme tras ropajes masculinos para tratar de sentir a alguien diferente.


No puedo pedirle a nadie que luche por su libertad si yo no hago lo propio. Si, él ha sido víctimas de discriminación por diversas razones. Por ser mujer, por ser joven, por ser latina, por parecer árabe, por atreverme a hacer política. Ha sido víctima del "ella no puede", "ella es muy pequeña", "ella es muy delgada", "ella es muy bien y por eso no puede ganar una elección en ese lugar". Si, todo eso y más lo que escuchó, vivido y derrotado. Pero resulta que sí, siempre puedo. Esto es el pasado en mi país, pero también en diversos lugares del mundo. Sin embargo, ¿saben qué? , si me preguntan de dónde ha venido la discriminación, con la certeza de escuchar lo que quieren, pues se equivocan.No es cierto que la discriminación tiene ideología.


Yo soy de centro derecha y lo digo con orgullo. Creo firmemente en el progreso, en la propiedad privada, en la necesidad de terminar con el rentismo, en el liberalismo ciudadano, en la democracia ciudadana, en la igualdad de oportunidades para que cada persona pueda desarrollarse libremente conforme a sus propias capacidades. Creo en un Estado que esté al servicio de la gente y no al revés y cuya función sea regular y tenga la libertad absoluta en el marco de la ley y no ser propietario de cuanta cosa exista.


Desde mi posición ideológica definiendo la libertad y los Derechos Humanos y tengo más de la mitad de mi vida involucrada en luchar contra una dictadura socialista, criminal, corrupta, asesina, hambre, terrorista y narcotraficante que se ha impuesto en mi país por la vía de las armas Todo esto por cierto amparado por años por muchos de aquellos que se autodenominan “progres”, de izquierda y que la verdad prefieren mirar hacia un lado cuando un régimen oprime de manera brutal a una nación como la mía, porque todo lo hacen amparados en las fantasiosas y engañosas teorías de una igualdad que no existe en los términos en los que ellos la plantean.


Soy de centro derecha y estoy orgullosa de serlo. Lo digo con profunda convicción de la necesidad de que mi país progrese y salga adelante, establecer un sistema de libertades y de nunca más sufrir los rigores de un yugo como el que hoy sufrimos en Venezuela. Amigo lector, no se confunda, por favor, no crea en cuentos de camino. Si en algo es especialista la izquierda (además de no trabajar y ver siempre cómo se aprovecha de los demás), es en mentir y manipular. Es su forma estructural de ser. Lo digo como víctima por más de 20 años de una dictadura socialista en mi país. Por cierto, no hay dictaduras buenas, todas son malas, la diferencia es que cuando el hijo de la derecha condena al mundo, pero cuando el hijo de la izquierda aplaude y justifica.Créame, todos los días ruego al mundo que no elija gobernantes socialistas,


No puedo concluir sin levantar mi voz contra el asesinato de George Floyd. Sé perfectamente lo que se siente. En mi país millas de personas mueren en manos de funcionarios policiales. De hecho en el más reciente informe de la Alta Comisión de DDHH de la ONU, Sra. Michelle Bachelet, estable que más de 5mil personas perdieron la vida en ejecuciones extrajudiciales y, según el más reciente Informe de "Monitor de Víctimas", el 68% son jóvenes negros o morenos. Sin embargo, la diferencia es que aquí, en Venezuela, a las policías los condecoran o les entregan la espada de nuestro Libertador Simón Bolívar.Creo que debe manifestarse con firmeza y contundencia contra esos terribles hechos, pero cometer actos vandálicos, atacar la propiedad privada y atentar contra la democracia no honra la memoria de los mártires.


En honor a Rosa Parks, George Floyd, y miles de hombres y mujeres venezolanos asesinados por la dictadura "socialista del Siglo XXI" en Venezuela.


La autora es Diputada de la Asamblea Nacional de Venezuela
Vicepresidente de 2 organismos de la Unión Interparlamentaria (UIP)
Presidente del partido Encuentro Ciudadano.